en Análisis

Startup America: Network for Teaching Entrepreneurship y TechStars Network

Publicamos nuestra segunda entrega acerca del programa Startup America (ver primer análisis sobre el programa), en la que nos centramos en conocer con algo más de profundidad las virtudes y defectos de los modelos de apoyo al emprendedor de dos de las principales redes de centros encargados de las labores de tutorización de nuevos emprendizajes: Network for Teaching Entrepreneurship y TechStars Network.

Una mirada reposada sobre ambos entes nos proporcionará la perspectiva necesaria para afirmar que, si bien llevan a cabo una labor interesante en la fase de semilla, ésta podría pecar de ser excesivamente sistemática, intentando encuadrar a multitud de proyectos de naturaleza diversa en unos estándares demasiado estrictos.

Tabla de contenidos

1. Antecedentes
2. Eventos
3. Incubadora y planes para grupos sociales específicos
4a. Network for Teaching Entrepreneurship
4b. Techstars Network
5. Conclusiones

1. Antecedentes

El programa Startup America es la gran apuesta de la administración estadounidense para desarrollar una estrategia a medio plazo capaz de reinventar el tejido productivo de aquel país y permitiendo no sólo la salida de la actual crisis sino la creación de un entorno empresarial más saludable y dinámico que permita afrontar desde una mejor posición futuras incidencias económicas.

Cabe tener en cuenta que la crisis en Estados Unidos es, sobre todo, una crisis de empleo. Mientras las cifras macroeconómicas de crecimiento comienzan a validar las medidas tomadas para enmendarlas, las cifras de creación de empleo son negativas. Por este motivo, el principal plan de acción del gobierno federal tiene su mayor objetivo en la promoción de nuevos proyectos empresariales, toda vez que nuevos proyectos generaron el 70% de los empleos creados en la última década.

A pesar del esfuerzo económico que supone, de este programa destacan otros dos aspectos: la búsqueda de una relación más sencilla con la administración y la apuesta por una cultura en la que el emprendimiento arraigue profundamente.

Este último aspecto se desarrolla primero mediante programas destinados a formar a los más jóvenes en la cultura del emprendimiento y, segundo, mediante la creación y fomento de sistemas de apoyo a los emprendedores que permitan a éstos no sólo el acceso al capital sino el acceso al conocimiento, mediante la instauración de mecanismos de tutorización que permitan a aquellos con experiencia y formación en gestión de proyectos empresariales asesorar a los nuevos emprendedores y cubrir sus debilidades.

2. Eventos

Mesas redondas en las que personal de la administración de Obama con amplia experiencia visitará 8 ciudades1 para reunirse con emprendedores y oír directamente sus sugerencias acerca de como reducir las barreras y regulaciones para crear un entorno que ayude mejor al emprendimiento y la innovación. Es destacable que la primera de estas mesas se celebre apenas unas semanas tras la presentación del programa, el 3 de marzo de 2011 en Durhan – Carolina del Norte, poniendo de manifiesto la voluntad ejecutiva y proactiva de la administración para con el mismo. La siguiente sesión tuvo lugar el día 12 de marzo en Austin – Texas.

Así mismo, dentro del programa StartUp America se celebraron dos webinarios los días 17 y 24 de marzo. Encuentros a través de Internet a los que se tendrá acceso previo registro gratuito y, presumiblemente (aunque no se indica), filtrando ubicación para que sólo pudieran intervenir personas desde suelo/IP estadounidense.

3. Incubadora y planes para grupos sociales específicos

El programa StartUp America anunció la creación de una incubadora en Waukesha (Estado de Wisconsin). La tasa de desempleo de este grupo de población ascendió hasta el 15,2%, unos niveles inusualmente altos para el estándar estadounidense.

El objetivo es ayudar a los veteranos de guerra a lanzar y mantener su propio negocio.

No obstante, aún no se ha hecho pública más información acerca de la misma, ni cómo se organizará la gestión del Department of Veterans Affairs (VA) ni cuándo se inicia la ejecución.

4a. Networks for Teaching Entrepreneurship

El proyecto de Network for Teaching Entrepreneurship2 surge en 1987 con la misión de crear programas de formación que inspiren a los jóvenes de zonas pobres a permanecer en las escuelas, reconocer oportunidades de negocio y planear un futuro exitoso.

En la actualidad, la red se encuentra establecida en 11 países diferentes, con una gran presencia en Estados Unidos (están en 21 estados de aquel país).

Los programas se centran en brindar formación a jóvenes de entre 13 y 18 años. Las principales actividades incluyen:

  • El curso. Durante el curso escolar se da formación específica para planificación y gestión de negocios, con conceptos como ventaja competitiva, propiedad, reconocimiento de oportunidades, publicidad, finanzas y desarrollo de productos. Todo ello vinculado al aprendizaje básico que recibe todo alumno. A principios del curso, cada estudiante escoge una idea de negocio y la va desarrollando a lo largo del curso para elaborar un plan de negocio que finalmente es presentado a un panel de jueces.
  • Charlas con emprendedores. Emprendedores voluntarios que deseen aportar su experiencia a los alumnos participando y charlando con ellos en las aulas.
  • Concursos de proyectos. Programas locales y regionales para premiar las mejores ideas.
  • StartUp Summer. Un encuentro intensivo de seis semanas, distribuido en una primera semana de formación común para todos los participantes y cinco en las que cada alumno se impone objetivos personales de cara a la puesta en marcha de su proyecto, que es el que han preparado durante el curso anterior. El encuentro tiene carácter presencial y los estudiantes participan en él gracias a una beca. Así mismo, los proyectos reciben unos fondos (limitados) para su puesta en marcha. Al final del curso, cada estudiante muestra el estado de su proyecto al grupo, mientras que la oportunidad de seguir en contacto con los coachers sigue en pie durante el siguiente curso.
  • BizCamps. Otros encuentros de verano, aún más intensivos y concentrados, de dos semanas de duración. En estos BizCamps se enseña a jóvenes entre 15 y 18 años cómo lanzar y operar un negocio, con el incentivo de que los mejores proyectos recibirán capital semilla.

Como podemos ver, la Networks for Teaching Entrepreneurship se centra en desarrollar modelos de aprendizaje y docencia enfocados al emprendedurismo y no en la gestión de proyectos propiamente dicha. Por ello trabaja principalmente con público en edad escolar.

4b. TechStars Network

TechStars Network nace en octubre de 2006 de la mano de Brad Feld, aunque actualmente cuenta con David Cohen como director ejecutivo.

El enfoque de TechStars Network difiere claramente del de NFTE, ya que realizan tareas de incubación y aceleración de proyectos centradas principalmente en aporte de capital semilla y tutorización de proyectos, llevando a cabo labores en la línea de las desarrolladas por Seedcamp o Y Combinator. A diferencia de estos dos proyectos, no obstante, TechStars esboza ya un crecimiento en red (cuenta ya con cuatro sedes) y quizá su entrada en el programa Startup America haya de ser observada teniendo en cuenta esto.

El objetivo declarado de TechStars a corto plazo es ayudar a crear 25.000 empleos para 2015, apoyándose en una red de sedes instalada en 12 ciudades de Estados Unidos. Esos 25.000 empleos serían el fruto de las 6.000 empresas a las que pretenden ayudar en estos años.

El proceso que TechStars aplica recorre las siguientes etapas:

  • Selección. Realizan un primer filtrado de proyectos, ya que aceptan sólo una pequeña fracción de las solicitudes. En concreto, durante el último año recibieron 600 solicitudes y aceptaron 10. TechStars tiene su foco, principalmente, en empresas basadas en nuevas tecnologías (software, proyectos web), aunque en ocasiones aceptan proyectos de otra naturaleza. Las solicitudes no deben ir, necesariamente, acompañadas de un plan de negocio. Lo único que se pide es una idea y un proyecto.
  • Semilla. Aporte de un capital semilla de 6000$ por fundador, hasta 3 fundadores (18000$) a cambio de una participación del 6% en la empresa. Aunque no cierran la puerta a proyectos individuales, priorizan los proyectos que tienen un equipo de 3 personas, ya que los consideran más equilibrados.
  • Creación de red. Al ser aceptadas por TechStars, las empresas comienzan un programa de tres meses de duración en el que, además de formación tendrán la posibilidad de entrar en contacto con potenciales socios y clientes. Ello es posible debido a que durante los tres meses que dura el programa de formación, TechStars ofrece oficina común a los proyectos participantes. Aunque no se obliga a los proyectos a usar estas instalaciones, se les recomienda en tanto que facilita la creación de redes y el contacto con posibles inversores.
  • Al concluir el programa de formación, cada proyecto realiza una puesta de largo en un evento con inversores organizado por TechStars, conocido como Investor Demo Day. Este evento reúne a unos 200 inversores ángeles e inversores riesgo, que podrían aportar al proyecto el capital requerido para llevarlo más allá de la fase de semilla.
  • TechStars no aporta más capital al proyecto que el semilla, así que si un proyecto requiere más capital debe conseguirlo por otras vías. El Investor Demo Day cubre ese aspecto y pretende evitar que los proyectos que pasan por la factoría de TechStars queden cojos al salir de ella.
  • Aceptan proyectos de cualquier parte del mundo, con la única condición de que los participantes en el programa de formación puedan residir en los EE.UU. durante los 3 meses que dura el mismo.

En contraposición a NFTE, TechStars sistematiza el proceso de incubación de nuevos proyectos. El rol al que TechStars aspira es al de ser un co-fundador con experiencia. Así, al adquirir una participación del 6% en cada proyecto al que aportan capital semilla, TechStars no pretende reducir la autonomía ni prescindir de la dirección aportada, sino recibir un trato semejante al de socio fundador, aunque minoritario, capaz de aportar no sólo capital sino experiencia y conocimiento en la gestión del proyecto. Esto es importante para TechStars ya que es así, en este rol de socio experto, como la red quiere ser identificada.

Entre los proyectos más recientes, TechStars planea crear una solicitud unificada para las startups que contactan con toda la red de aceleradores y semillas de TechStars. Ésta será una aplicación online que permitirá a los emprendedores enviar su solicitud a múltiples programas de startup dentro de la red. Presumiblemente, los diferentes aceleradores competirán por los mejores candidatos, tal como las universidades se disputan a los mejores alumnos. Esto permitirá a aquellos proyectos que no se ajusten a un programa ubicarse en otros.

El desarrollo de esta solicitud universal tiene lugar gracias a una donación de 200.000$ por parte de la Kauffman Foundation (también asociada al programa Startup America) y se pondrá a libre disposición también para programas que no sean parte de la red TechStars. Así, otros programas como Y Combinator o el Founder Institute podrían terminar utilizándolo, si así lo estimaren oportuno.

TechStars cuenta con el patrocinio de casi dos docenas de organizaciones englobadas en las categorías «patrocinador nacional» «patrocinador municipal» y «micropatrocinador municipal».

5. Conclusiones

Para el proyecto Garum, que tiene uno de sus frentes más importantes en la creación de conocimiento y la transmisión de conocimientos vinculados al emprendimiento, sean cuales sean las vías utilizadas, resulta siempre de interés.

Networks for Teaching Entrepreneurship y TechStars Network son dos proyectos muy diferentes y de los cuales Garum puede aprender, ya sea observando aspectos positivos o tomando nota de los errores que no se deben imitar.

Mientras NFTE ofrece formación orientada al emprendimiento en edades muy tempranas, algo que siendo valioso en si mismo no está en el foco de Garum en esta fase inicial, su acción es interesante en tanto que reafirma la necesidad de apostar por la formación. Poner un especial énfasis en la educación orientada al emprendedurismo es clave para que deje de percibirse el acto mismo de emprender como el resultado de una vocación ecléctica, cuando no directamente excéntrica.

Garum apunta ahora mismo a la extracción de conocimiento a partir de la evaluación conjunta y comparativa de la práctica que diferentes agentes con amplia experiencia en la gestión de proyectos. En este aspecto, es de mayor interés analizar las fortalezas y debilidades de TechStars Network.

En primer lugar, TechStars tiene vocación de red, todo un acierto cuando sabemos que las redes sirven primariamente a la diseminación de la innovación. Así mismo, TechStars no es sólo una red en si misma (sus sedes) sino que sus actividades están diseñadas para que las personas involucradas en los proyectos que acogen en su red establezcan conexiones que permitan colaboraciones y sinergias.

Sin embargo, el proceso de TechStars se percibe como excesivamente sistematizado. La instauración de un único programa de 3 meses de duración, que comienza con la expresión de la idea básica (para añadir aún más handicap a ese plazo temporal limitado), parece una limitación artificial excesivamente dura, aunque tenga validez dentro de lo que es la labor fundamental de TechStars: la de funcionar como acelerador de proyectos. Cada proyecto tiene vida propia, cada proyecto tiene sus tiempos. Es de suponer, aunque no tenemos acceso a esa información, que los mentores que acogen a la TechStars Network compartirán algún tipo de método estandarizado, pero resulta complicado entender cómo proyectos de muy diferente naturaleza pueden confluir a los tres meses para estar todos ellos en fase de presentación a inversores, máxime cuando no se tiene un producto final, sino una idea más o menos esbozada y en una etapa muy temprana de ejecución. También resulta paradójico el énfasis en el Investor Demo Day, cuando la red existente bien podría aprovecharse para crear vínculos entre emprendedores e inversores durante todo el proceso de incubación.

A pesar de lo cual hay aspectos valorables: la involucración como socio minoritario en los proyectos seleccionados y su apuesta por aportar únicamente capital semilla es relevante, por cuanto en esa etapa la experiencia en gestión es muy importante y contar con el respaldo de la experiencia puede evitar que un buen proyecto descarrile y fracase por causas ajenas al mercado.

Si volvemos nuestra mirada al mundo latoc, encontramos proyectos de apoyo al emprendimiento vía tutorización, pero con escasa interacción entre estos proyectos. Pareciera que incluso entre centros miembros de una misma red no hubiera tránsito de información, limitándose la aparición de nuevo conocimiento.

Nadie más que Garum podría hablar de red en su sentido más dinámico y amplio, pues quizá no hay en el mundo latoc un proyecto con una decidida vocación global y transnacional. Es por ello que Garum puede revolucionar la escena de apoyo al emprendedor mediante el fomento de una conversación entre estos proyectos, conversación que serviría para evaluar de forma comparada las diferentes aproximaciones, haciendo posible la obtención de una visión panorámica sobre el problema básico (¿cómo ayudamos mejor a un emprendedor concreto con un proyecto concreto?) y poniendo sus conclusiones en dominio público, para que puedan ser aprovechadas por cuantos más agentes de la red mejor. Para avanzar en esa dirección será muy importante evaluar adecuadamente estos métodos. Eso es algo en lo que Garum ya está trabajando.

1Boston, Silicon Valley, Atlanta, Pittsburgh, Minneapolis, Boulder, Durhan y Austin

2Es muy habitual encontrarla en referencias por su acrónimo, NFTE, más que por su nombre. Http://nfte.org

Escribe un comentario

Comentario

Webmentions

  • IS11S12 e IS11S13 - No sólo software

    […] Análisis del programa Start-up América: introducción y modelos de apoyo al emprendedor. […]