en Opinión

Antonio Ortega Parra sobre el proceso de convertirse en emprendedor

Antonio Ortega Parra ha desarrollado una larga e intensa carrera en el sector bancario antes de convertirse en referencia sobre liderazgo y gestión de personas. Es escritor, conferenciante y Director del Máster de Recursos Humanos del Centro de Estudios Garrigues. En sus libros, su blog y sus conferencias, su guía es la pasión por la historia clásica y las enseñanzas que de ella se pueden sacar para la gestión de empresas.

De ahí que nos resulte especialmente valiosa la lectura que Antonio pueda hacer de las cosas que hacemos en Garum. Es una manera de aprender sobre nosotros mismos, de vernos reflejados en los ojos de otro.

Para reconstruir el camino que lleva a uno a convertirse en emprendedor, Antonio habla de la intencionalidad de la persona como predictor de su comportamiento. Esa intencionalidad, afirma, depende, por un lado, de la percepción de viabilidad y, por otro lado, de la percepción de deseabilidad de cada persona, estando la primera relacionada con la confianza y la segunda con el deseo de autonomía.

La siguiente pregunta que se plantea Antonio es ¿qué hace falta para convertir intenciones en proyectos concretos? y la responde con otra pareja de conceptos: el esfuerzo personal y la detección de oportunidades. En estos dos aspectos, el apoyo puede ser decisivo para que una persona se lance a la aventura de emprender. Y si bien la intencionalidad de la persona también se puede mejorar, esta última pareja de conceptos nos interesa más en nuestra etapa actual en Garum, pues nuestro objetivo es facilitarlas.

En este sentido, Antonio nos ha hecho ver que las mejores prácticas que publicaremos bajo dominio público como resultado de las actividades de la Red Garum pueden hacer que el esfuerzo personal sea más eficiente, mientras que la creación de mercados transnacionales que perseguimos con el software libre Bazar, puede facilitar la detección de oportunidades. El libre acceso tanto al conocimiento como a las herramientas rebajaría, por tanto, la barrera de entrada ante los potenciales emprendedores y eso es, justamente, lo que en Garum deseamos conseguir.

Escribe un comentario

Comentario